Movilidad sostenible y nuevos modelos de transporte

27.09.2017

La primera pregunta que nos podemos plantear es si en algún momento lograremos una movilidad sostenible sin que por ello el ciudadano tenga un impacto negativo en su día a día. 

En este artículo quiero exponer la situación actual, los siguientes pasos, barreras que nos encontraremos y probablemente futuros problemas que tendremos que sortear.

Actualmente la mitad de la población vive en zonas urbanas. Se calcula que en 30 años serán tres cuartos de la población mundial.

En esta foto podemos ver lo que era la Gran Vía de Madrid en los años 30:


Y la Gran Vía en estos días:


¿Cómo hacer frente a una movilidad sostenible cuando en estos momentos hay más de 1.200 millones de vehículos, y como he comentado, más de la mitad se concentran en núcleos urbanos?

El primer gran problema que nos encontramos es el daño medioambiental, seguido de las grandes congestiones y aglomeraciones a las entradas de las ciudades así como en los núcleos centrales dejando al peatón en un segundo plano.

Para solventar el problema medioambiental se han tomado una serie de medidas:

  • Hacer más zonas peatonales.
  • Prohibición de la circulación de vehículos a no residentes.
  • Reducción de la limitación de velocidad en las zonas céntricas según indice de contaminación.

Estas medidas se vienen realizando desde hace años, pero no dejan de ser medidas restrictivas.

Pero el presente y futuro a corto plazo nos lleva a los siguientes escenarios de nuevos servicios de movilidad como por ejemplo:

Movilidad compartida: vehículos, bicicletas y motocicletas compartidos, alquiler de vehículos entre particulares.

Ecomovilidad: transporte público eléctrico, vehículos eléctricos, uso de la bicicleta, selección rutas menos contaminantes a través de aplicaciones.

Según los cálculos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, la contaminación causa al año alrededor de 30.000 muertes prematuras en España. En los Estados miembros de la UE se estima que esta cifra llega a los 520.000.

En España las muertes prematuras debido a enfermedades asociadas a las partículas generadas por el tráfico se valoran en unos 23.000 fallecidos al año.

Por lo que no cabe duda que apostar por el vehículo eléctrico se convierte en una prioridad, salvo con una pequeña salvedad,  en el proceso de construcción de estos vehículos el daño medioambiental es incluso mayor que los coches de gasolina/gasoil y las baterías que los equipan son altamente contaminantes. No obstante, son handicaps que con toda seguridad se solventarán y mejorarán en un breve periodo de tiempo.

¿Pero resolvería el coche eléctrico los problemas de movilidad sostenible? Sin duda si desde el punto de vista medioambiental, pero la congestión de las carreteras sería la misma salvo que los vehículos atascados serían eléctricos.

Tampoco sabemos como se encarecería el precio de la energía una vez que el vehículo eléctrico se posicionase como líder en movilidad, esperemos que de darse el caso las compañías eléctricas se contengan y los precios sigan en la misma línea. 

Otra modalidad que sin entrar dentro de movilidad si que tiene una influencia importante en ella es el teletrabajo. España todavía está a la cola de la UE en este sentido con un triste 6,7% de trabajadores que realizan el trabajo desde casa habitualmente. Solo el 13% de las empresas españolas permite esta modalidad y en la practica totalidad de los casos solo días alternativos.

Respecto al uso de la bicicleta aquí os dejo un vídeo interesante de como algunas ciudades europeas lo tienen completamente integrado como medio de transporte. 

https://www.youtube.com/watch?v=6pLDoeftiTE

No obstante, también hay que tener en cuenta que en el caso de una ciudad como Madrid, en el que el área metropolitana llega a los 6,5 M. de habitantes, de los cuales un gran número se desplaza a la ciudad, las distancias son bastantes largas, por lo que en algunos casos no sería el medio más indicado para desplazarse.

A parte habría que habilitar las carreteras del extrarradio para convivir con las bicicletas y que esto no fuera un peligro constante para los ciclistas.

También depende de la orografía de las ciudades. Amsterdam podría ser el caso de ciudad muy plana y cómoda de recorrer en bicicleta, al contrario, ciudades como Madrid hacen que debido a los constantes desniveles o se opta por utilizar la bicicleta eléctrica o en caso de utilizar una estándar se tenga que estar en muy buena forma física.

Internet de las cosas : vehículos autónomos, pago por móvil en transporte público y privado, información rutas más rápidas..

Los vehículos autónomos están en camino, sin duda todavía falta un largo recorrido para que sean parte importante del parque automovilístico. Por otra parte, si fueran eficientes al 100% evitarían las muertes en carretera (razón de peso para que se apueste por ellos), pero en lo que a masificación y congestión ser refiere, tendrían que ser compartidos para sacar ventaja de ellos.

Estos tres puntos detallados anteriormente se pueden englobar en lo que es un nuevo modelo de servicio conocido como MaaS (Mobility as a Service), pero hay otras ideas no menos interesantes asociadas a este concepto como puede ser el pago de una cuota mensual para poder disfrutar sin límite del transporte público, uso del taxi con un tope de gasto así como alquiler de vehículos con un máximo de km, todo esto irá a la carta en función de las necesidades del cliente que podría ser un particular, empresa o familias.

La movilidad sostenible pasa por cambiar los hábitos y conductas de los conductores, hay que romper drásticamente con la concepción del uso del vehículo privado que hasta la fecha estamos realizando.

Todo pasa por la utilización del vehículo/motocicleta/bicicletas compartidos, vehículos eléctricos y sobre todo la búsqueda de nuevos modelos que puedan encajar en nuestra sociedad sin que resulte traumático y no nos suponga una menor calidad de vida.