Smart Destination, excelencia turística

12.02.2018

El turismo es una de las piedras angulares en las que se basa la economía española. Solo en el último año han pasado por España 82 millones de turistas dejando unos 80.000 Millones de Euros, algo más del 11% del PIB de España.

Debido al turismo se generan aproximadamente 2,5 Millones de empleos.

Somos el segundo país a nivel mundial con más número de turistas (después de Francia). Contamos con unos 14.600 Hoteles, 125.000 Apartamentos Turísticos, 770 Campings, 15.600 Casas Rurales y cerca de 200 Albergues.

Recientemente se ha celebrado en Madrid la 38º Feria del Turismo (FITUR) con una participación de 251.000 personas, unos 140.000 profesionales y más de 10.000 empresas. Convirtiéndose en una de las Ferias de Turismo más importantes a nivel mundial.

SMART DESTINATION

Dadas las cifras, desde hace algo más de dos años se está poniendo en marcha un nuevo concepto denominado Smart Destination o en castellano Destino Turístico Inteligente.

Según la definición proporcionada por SEGITTUR, un destino turístico inteligente es 'un destino turístico innovador, consolidado sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia, que garantiza el desarrollo sostenible del territorio turístico, accesible para todos, que facilita la interacción e integración del visitante con el entorno e incrementa la calidad de su experiencia en el destino, a la vez que mejora la calidad de vida del residente'.

Aquí un pequeño vídeo explicativo

Una Smart Destination se entiende cuando ya la Ciudad/Área tiene un nivel de madurez de 3 o 4, no antes.  Los niveles de madurez de una Ciudad en su hoja de ruta para convertirse en Smart City están definidos entre el 0 y el 4, donde 0 es el nivel absolutamente básico donde prácticamente no se ha hecho nada, 1 empiezan a dar pequeños pasos con alguna estrategia vertical, 2 comienzan a tener información en tiempo real y ponen en marcha varios verticales, 3 la ciudad comienza a tener desarrollado un plan estratégico y el 4 ya han puesto en marcha el plan estratégico y tienen integrada una plataforma.

Es un concepto muy parecido a Smart City pero con varias diferencias, como que no está ligado a una Ciudad o Municipio, ya que puede ser por ejemplo una zona que engloba varias ciudades como el camino de Santiago.

El foco principal es el turista, no el ciudadano, aunque también es pieza fundamental. Hay que conseguir que la experiencia del turista sea lo más agradable e interesante posible para que repita o saque una valoración muy positiva de su estancia.

Se pretende crear una intensa interacción con el turista, englobando las tres fases del viaje, el antes, durante y después. La idea es poder hiper segmentar según los gustos y actividades del turista de manera que se le ofrezcan distintas opciones en función de su perfil.

Los esponsors e impulsores en el desarrollo de Smart Destination en este caso son el Ministerio de Turismo así como el sector turístico tanto público como privado.

Ya se está trabajando para la normalización (AENOR) del termino Smart Destination de forma que para poder lograr esta certificación se necesita cumplir una serie de requisitos.

Los primeros destinos con el distintivo Smart Destination fueron Marbella, Las Palmas de Gran Canaria, Villajoyosa, Castelldefels y Palma de Mallorca.

Para que una zona sea considerada como posible Smart Destination debe ser obviamente un lugar de interés turístico. Lo que también se convierte en una gran oportunidad para zonas de gran belleza paisajística o arquitectónica y que de alguna manera no han sabido como posicionarse turísticamente puedan invertir esta situación.

Un Smart Destination se basa en cuatro pilares fundamentales:

  • Tecnología: Ayudándonos y apoyándonos en Big data, sensorización, Wifi, QR, Apps...
  • Sostenibilidad: Dando mucha relevancia a la eficiencia energética, tratado de residuos, reciclaje. En definitiva, intentar ser más eficientes en el uso de los recursos naturales.
  • Accesibilidad: Destino accesible y adaptado para cualquier persona independientemente de la edad o si tiene alguna discapacidad.
  • Innovación: Con ideas que aporten valor a la experiencia del turista y ciudadano. Hablamos de innovación, por lo que no siempre tienen que ir ligadas a la tecnología.

Otro punto clave en un Smart Destination como he descrito anteriormente, es la sostenibilidad, no hay Smart Destination si no es Sostenible, lo cual se basa en tres principios:

  • Protección medioambiental
  • Responsabilidad social
  • Objetivos económicos

Todo lo expuesto anteriormente nos hace mirar con mucho optimismo el futuro turístico de España a corto plazo, en el que por una parte se potencia el desarrollo turístico de muchas zonas de nuestra geografía lo que obviamente repercutirá económicamente muy positivamente en estos lugares, así como un mejor control y atención al turista pudiendo mejorar la oferta, dado que conoceremos sus gustos y necesidades con más detalle gracias a los datos obtenidos a través de apps, tarjetas de crédito o redes sociales, ofreciéndole infinidad de herramientas para que tenga a su disposición todo lo necesario para sacar el mayor provecho a su viaje.

Pero no todo son buenas noticias, la afluencia masiva de turistas en algunas zonas está generando una corriente anti turista denominada Turismofobia. 

En el próximo post os hablaré en más detalle sobre ello.